shutterstock_740632564

Ser ciudadano

¿Qué es ser ciudadano?

Es saber que se pertenece a una comunidad, que cada persona debe ejercer su ciudadanía con responsabilidad, cumplir con sus obligaciones y exigir respeto por sus derechos.

Como ya lo he comentado en otras ocasiones, somos seres integrales, y para vivir en balance y equilibrio hay que integrar las áreas más importantes de nuestra existencia. Una de ellas son las relaciones sociales, que implican la pertenencia a una sociedad.

Esto tiene que ver con lo que estamos viviendo hoy en día los mexicanos, ya que estamos en un proceso de cambio y transformación.

Así que vamos a reflexionar juntos sobre este tema:

Terminaron las campañas políticas.

Llegó el día de la votación.

Y ya hubo un ganador.

Durante todo este proceso escuché hasta el cansancio, en diferentes ámbitos, esto:

“Hay que cambiar lo que sucede en nuestro país y a los gobernantes; ya estamos hartos de la corrupción”. Todo el tiempo estamos juzgando y hablando mal de los funcionarios públicos.

Sé y estoy consciente que hemos vivido con gobiernos que han mermado y han hartado a la sociedad con su corrupción, muertes, cobardías y engaños, pero mi intención no es escribir sobre esto y quedarme anclada en ese tema. Sólo es un punto de vista para que caminemos juntos y hacia delante, con nuevos ojos.

Quedarnos en la queja y el pasado nos enoja y deprime, el pensar en el futuro nos provoca ansiedad y miedo.

Tenemos que planear el mañana y volver siempre al presente. Vamos a pensar en el HOY.

ciudadanos

En ese HOY en el que es necesario voltear a ver hacia nosotros, analizar y observar cómo actuamos, cómo actúa nuestra familia y las personas más cercanas de nuestra vida.

Tenemos que hacernos las siguientes preguntas: ¿qué hago cada día para aportar algo positivo a mi país y a la sociedad en la que vivo?, ¿soy responsable, justo, solidario, honrado?, ¿soy consciente de que mi actuar en la sociedad influye en las demás personas de una u otra forma?, ¿qué ejemplo le doy a mis hijos?, ¿cumplo con lo que me corresponde?, ¿sólo critico y me quejo?

Éstas son algunas preguntas que vale la pena que cada uno reflexionemos, y sólo al estar consciente de nuestro papel en la sociedad sabremos actuar en consecuencia.

Se dirá que soy idealista, pero creo firmemente que cada día suceden más cosas positivas que negativas, y que todos los días hay más gente que sale a trabajar honradamente, a personas que no lo hacen. Que a pesar de la gran corrupción que existe entre los funcionarios públicos, la mayoría son honrados y hacen su trabajo día a día. ¡Tenemos que reconocerlo!

También pienso que el Gobierno no puede solo, que necesita a la sociedad. ¡Así que tenemos que ser proactivos! Debemos vigilar y exigir cuando no se están respetando nuestros derechos y dejar atrás la pasividad, siendo participes de la construcción de una mejor sociedad.

Es nuestra obligación respetar la ley, desde lo más grande hasta lo más pequeño. Por ejemplo: no pasarnos un alto, no estacionarnos en lugares prohibidos, no dar vueltas en sentido contrario, por la simple cuestión de que nadie nos ve; no colgarnos de cables para tener luz, pagar los impuestos, respetar las filas, no comprar piratería, dejar de usar las influencias de amigos y recompensas económicas para obtener un beneficio, aceptar pagar una multa sin corromper al oficial; y así tantas y tantas situaciones en las cuales no nos vemos y no juzgamos nuestro actuar, porque hemos aprendido que estas situaciones son normales, y no lo son.

ciudadanos

Cada uno tiene una historia de vida y podemos vivir desde nuestra circunstancia específica, pero independientemente de esto, debemos esforzarnos por mantener una actitud positiva. Siempre se puede ser mejor, hay que darnos otra oportunidad a nosotros mismos y a los demás.

Hay una frase que me gusta mucho, que dice: “no te preocupes, ocúpate”, y justo eso es lo que hay que proponernos para cada día. Buscar soluciones a los problemas en la calma y en la reflexión, en la paz y en la profundidad de nuestra mente y corazón.

Los invito a crear un ambiente de armonía, alegría, amor, incluso ante las circunstancias más difíciles por las que podamos estar pasando. Hay que enfocarnos en la energía que fluye y nos ayudará a salir adelante. ¡Hablemos bien de México y de los mexicanos!

Antes de juzgar al gobernante, tenemos que juzgarnos a nosotros con la misma dureza con la que lo hacemos a ellos. Les aseguro que a partir de esto, veremos las cosas con más empatía, más solidaridad, más respeto y más amor.

“Trabajando todos juntos es mejor, por ti, por mí, por México”.

¡Gracias por leerme!

LA VIDA ES HOY

Deja un comentario